CONFERENCIA:
LA REVOLUCIÓN TIENE QUE SER ACTUADA

Los bebés devienen actuando quien aún no son. También todos nosotros. Ya que lo que hoy en día resulta normal o natural en el mundo no es con amor, ni con crecimiento. Refuerza la creencia que cada uno de nosotros es un ente separado y auto-contenido. Subraya la identidad y el miedo a la “otredad”. Nos hace y mantiene pequeños. Frena nuestra creatividad y mata la esperanza. Necesitamos agregar a nuestro repertorio lo innatural, para liberar nuestra capacidad sin limitarse a un mero imaginar un mundo mejor, pero para crear su devenir. Necesitamos crear ambientes doquier para que las personas actúen más allá de lo que son y se desarrollen hacia lo que aún no son, y así por tanto efectuar la posibilidad y el poder de la actividad revolucionaria.